Acerca de Vidyo

La tecnología debería ser invisible. Las personas no piensan en la propulsión a chorro cuando se suben a un avión ni en el par motor cuando conducen un coche. Así que, ¿por qué preocuparnos de la latencia, la capacidad de recuperación de errores y el cruce seguro del cortafuegos cuando realizamos una videoconferencia?

La comunicación de vídeo debería ser tan simple, natural y universal como enviar un correo electrónico. Debería funcionar con cualquier dispositivo, en cualquier red disponible y ser accesible para todos a un precio asequible. Y, sin embargo, cuando se fundó Vidyo™ en 2005, estos conceptos básicos parecían bastante radicales.

Ofer Shapiro, director ejecutivo y cofundador de Vidyo, encabezaba el equipo de diseño que construyó con éxito el primer sistema de videoconferencia comercializable. Comprendió que la adopción de la comunicación por vídeo como herramienta empresarial clave tenía que responder a un desafío fundamental: ajustar el precio y el rendimiento a las expectativas de los usuarios.

Para superar este desafío, se requería una arquitectura totalmente nueva. Una alternativa a los costosos sistemas de salas que solo se conectaban a otros sistemas de salas y que precisaban redes especiales muy caras; un antídoto para los sistemas de baja calidad basados en la Web que presentaban una gran latencia e inestabilidad.

Para hacerlo realmente accesible para todos, la plataforma de Vidyo tenía que funcionar en redes de uso general como Internet. Para que fuera asequible, era necesario que la plataforma estuviera basada en software y que pudiera instalarse en hardware estándar ya existente. Y para lograr la mejor calidad de vídeo posible en los diferentes terminales, era esencial disponer de una arquitectura totalmente nueva.

La respuesta llegó con la arquitectura adaptativa de capas de vídeo patentada por Vidyo, que no solo permitía que una empresa adoptara e instalara una solución de vídeo que no requería una revisión y actualización global de la red, sino que, además, ofrecía esta libertad asegurando una baja latencia y un rendimiento de vídeo de gran calidad. Aprovechando un nuevo estándar de compresión de vídeo llamado Codificación escalable de vídeo (SVC) H.264, desarrollado en gran parte por miembros del equipo inicial de Vidyo, Vidyo fue pionero en la telepresencia personal y presentó la primera plataforma del mundo basada en H.264 SVC para ofrecer colaboración y comunicaciones de vídeo.

Desde su lanzamiento, Vidyo ha ido consiguiendo progresivamente el reconocimiento del sector, ha atraído a prestigiosos asociados y clientes de diferentes mercados globales y se ha ganado el codiciado sobrenombre de “máximo innovador tecnológico” por parte de los medios y analistas. La empresa continúa liderando la innovación en el sector explotando al máximo las capacidades de las comunicaciones de vídeo. Simultáneamente, Vidyo ha cambiado el modelo empresarial para ofrecer comunicaciones de vídeo multipunto con calidad de telepresencia, pasando de uno que dependía de hardware costoso y redes QoS avanzadas a otro que ofrece una solución de software escalable muy flexible que resulta asequible, fácil de usar y administrar, y es universal.

Vidyo sigue ampliando los límites de las posibilidades de la comunicación de vídeo en cualquier momento y en cualquier lugar en cualquier dispositivo conectado a Internet y a redes inalámbricas. ¡Auguramos un espléndido futuro a la telepresencia personal!

?????